Administración y Contabilidad

Guía rápida de contabilidad para pymes y autónomos

Para todos aquellos autónomos y pequeños empresarios que les agobia el cumplimiento de las obligaciones contables y fiscales, hemos realizado este post con el objetivo de facilitarles un resumen claro y sencillo de cómo llevar la contabilidad en su negocio. De este modo, vamos a presentar una guía rápida de contabilidad para pymes y autónomos en la que más allá de ceñirnos a la normativa vigente, queremos sintetizar los puntos más importantes de esta difícil labor.

El post está dividido en dos partes principales. Por un lado, hemos recogido el tratamiento contable de los gastos y, por otro lado, el de los ingresos.

Tratamiento contable de los gastos

Antes de nada, hay que tener en cuenta que uno de los requisitos principales para poder contabilizar un gasto es que esté afecto a la actividad realizada.

Una vez que sabemos qué tipo de gastos son deducibles fiscalmente (y, por lo tanto, debemos contabilizar), es necesario distinguir dos tipos de libros de registro principales:

  • Libro de registro de facturas emitidas. Aquí debemos incluir todos aquellos gastos que se justifican mediante factura.
  • Libro de registros de gastos en general. En el caso de no contar con factura, en este libro podemos agrupar los pagos de los que tenemos algún tipo de justificante (recibo de banco o ticket).

El registro de estos gastos principales se puede llevar tanto en libros físicos como en aplicaciones informáticas. De hecho, esta última opción es la más sencilla para hacer un seguimiento de la contabilidad para pymes y autónomos.

Tratamiento contable de los ingresos

Para contabilizar los ingresos, sólo es necesario atender a los siguientes puntos:

  • Número de factura. No hay que olvidar registrar todas las facturas con un número que nos permita realizar un seguimiento de la misma tanto a nosotros como a nuestro cliente.
  • Fecha de factura. Muy relacionado con el punto anterior, la contabilidad requiere de fechas concretas para, entre otras cosas, mantener un mayor orden.
  • Datos del cliente. Es lógico añadir esta información para tener localizado el cliente al que estamos facturando.
  • Concepto. Todas las facturas deben especificar el motivo del cargo aplicado en la misma.
  • IVA. Posiblemente, éste sea la cuestión más difícil, ya que debemos controlar qué tipo impositivo se aplica en cada caso.

Aunque la lista podría ser más larga, hemos resumido solamente los puntos más relevantes del registro de facturas emitidas.

A diferencia de los gastos, el registro de ingresos es mucho más sencillo, por lo que es recomendable “perder más tiempo” en la contabilización de gastos para no incurrir en ningún error demasiado grave.


Para evitar invertir más tiempo del necesario en este tipo de cuestiones formales (y obligatorias) lo más recomendable es delegarlas en expertos. A pesar de que, tradicionalmente, eran las asesorías las encargadas de la contabilidad para pymes y autónomos, el boom de los software ha facilitado todavía más las labores contables y fiscales. Por ello, te recomendamos contar con Quipu, la solución de facturación más completa que te facilita el cumplimiento de tus obligaciones contables.

Un comentario en “Guía rápida de contabilidad para pymes y autónomos

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *