Leasing/renting

Diferencias entre el leasing y el renting

diferencias-entre-el-leasing-y-el-rentingCuando una empresa necesita una maquinaria, vehículo o cualquier bien que supone un gran desembolso, comienza a barajar la opción de arrendarlo en lugar de adquirirlo. Esto ocurre, principalmente, cuando la empresa no tiene suficiente liquidez para hacer frente al coste del bien requerido. Es en estos casos cuando las compañías deben decidir qué modalidad de arrendamiento escoger: leasing o renting. Para facilitar la decisión, hemos recogido las principales diferencias entre el leasing y el renting.

Las principales diferencias entre el leasing y el renting son:

  1. Mientras que el leasing incluye opción de compra, el renting no. Por lo tanto, hay que tener en cuenta si nos interesa adquirir el bien arrendado al finalizar el contrato. En este sentido, el leasing presenta la ventaja de que el importe de compra al finalizar el contrato suele ser muy bajo, por lo que si el bien que hemos arrendado es preciso para el largo plazo en la empresa, el leasing se presenta como la mejor opción ya que podremos adquirir éste por un valor muy bajo al terminar el periodo de alquiler.
  2. Duración. La duración mínima del leasing es de 2 años, mientras que en el caso del renting, no existe una duración mínima obligatoria.
  3. Gastos. Mientras que la empresa de leasing no asume responsabilidad ni gastos de mantenimiento ni reparación, en el renting ocurre lo contrario.
  4. Cancelación anticipada. Este aspecto suele ser especialmente importante para las empresas. En el caso de que la empresa cliente quiera acabar con el contrato de arrendamiento antes de lo estipulado, el renting ofrece la posibilidad de que esto sea así, mientras que si la empresa cliente ha optado por el leasing se podrá hacer pero pagando todas las cuotas que le restan hasta cumplir el contrato, por lo que suponemos que esto nunca se aplicará en el caso del leasing, ya que no es rentable.
  5. Incentivos. En el caso del leasing, existe un régimen especial para los casos de arrendamiento financiero en el que se recogen incentivos fiscales muy favorables para la empresa, por lo que puede resultar interesante escoger esta opción. No obstante, en el caso del renting, todos los gastos son deducibles fiscalmente, por lo que aunque sean mayores, se pueden deducir en su totalidad.

Una vez conocidas las diferencias entre el leasing y el renting, sólo tienes que elegir cuál se ajusta de un modo mejor a las necesidades de tu empresa. En cualquier caso, si tienes dudas acerca de las diferencias entre ambos contratos, te aconsejamos acudir a nuestra empresa de referencia: eRenting. Expertos en el alquiler de todo tipo de bienes, te asesorarán sobre la mejor opción para tu compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *