Traducción e Interpretación

¿Cómo presupuesta un traductor?

Establecer un presupuesto es una de las tareas más complicadas para cualquier tipo de empresa. Definir el coste qué tiene un servicio en concreto es complicado y más en el sector de traducción. A pesar de que, generalmente, se piensa que para fijar un presupuesto de servicios de traducción sólo se tiene en cuenta el número de palabras, lo cierto es que este servicio es mucho más complejo. De ahí surge la duda principal: ¿cómo presupuesta un traductor?

En este post, hemos recogido los puntos clave en el cálculo del presupuesto por parte de un traductor.

Una de las fórmulas más utilizadas para calcular el presupuesto de un determinado servicio de traducción es la siguiente:

Precio final = número de palabras x coste/palabra + IVA

Partiendo de esta fórmula general, es necesario atender a otros aspectos que tienen suma relevancia en el proceso:

Especialidad

Es más que lógico que el traductor presupueste de acuerdo a la dificultad del texto a traducir. En este sentido, no exige el mismo tiempo ni los mismos conocimientos la traducción de un texto médico que la de un texto jurídico.

Cuanto más compleja sea la técnica necesaria, así como conocimientos específicos se requieran, más caro será el servicio.

Formato

Cuándo nos preguntamos ¿cómo presupuesta un traductor? pocas veces tenemos en cuenta que el formato también es un factor relevante. El precio final también depende de la facilidad de conversión al formato requerido por el cliente.

Plazo de entrega

 Al igual que ocurre en otros sectores, la urgencia del servicio también supone un coste adicional. Las horas extras necesarias para entregar el trabajo a tiempo se traducen en un incremento del presupuesto final.


Una vez que hemos respondido a la pregunta inicial de ¿cómo presupuesta un traductor? sólo nos queda recomendarte a nuestra empresa de confianza: SOMOS Traductores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *