Traducción e Interpretación

5 reglas de traducción para tu empresa

Hablar sobre las reglas de traducción para cualquier tipo de empresa es una tarea algo complicada, ya que hay tantos aspectos a tener en cuenta que muchas veces podemos incurrir en ciertos errores. A pesar de que es normal tener fallos si no conocemos de manera muy profunda el idioma, no hay que olvidar ciertas reglas de traducción que pueden salvarnos de transmitir una mala imagen sobre nuestra compañía.

Este post no es una guía de cómo traducir cualquier documento de la empresa, sino que hemos comprobado cuáles son los errores que se cometen más a menudo y, de la mano de SOMOS Traductores, hemos destacado las principales reglas de traducción que deberíamos seguir para mejorar las mismas:

NO utilizar traductores automáticos u online

Esta regla es más que evidente. Debemos huir de traducciones automáticas ya que, como todos sabemos, incurren en muchos errores al no considerar aspectos tan importantes como es el contexto.

NO traducir nombres propios

Un error que comenten algunas compañías es el de traducir nombres propios, ya sea el de la propia empresa, de los directivos o de cualquier empleado.

Aquí también podemos destacar el hecho de que, incluso, hay entidades que deciden traducir el nombre de la persona a la que se dirigen en sus comunicados, siendo esto un error que nos puede dejar en clara evidencia.

Respetar el contexto

Es imposible conseguir una buena traducción de nuestros documentos si no tenemos en cuenta el escenario en el que nos movemos. Hay que considerar el público al que nos dirigimos (profesional, consumidor final…), cuál es el objetivo final de la comunicación (informar, persuadir, publicitar nuestros productos o servicios…), así como el formato en el que estemos trabajando. Así, no es lo mismo traducir nuestro plan de negocio para un inversor, que el dossier de nuestros servicios para un cliente.

Evitar extranjerismos

Es mucho más aconsejable utilizar la traducción del término que queremos utilizar si existe en la lengua meta que incurrir en extranjerismos, los cuales quedan mucho menos profesionales.

Ser fieles al texto original

La última de las reglas de traducción que exponemos en este post es, precisamente, ser fieles al texto del que partimos. De este modo, no debemos olvidar todos los puntos que estamos traduciendo para no dejar ninguna idea en el aire.


Si prefieres dejar este tipo de acciones en manos de profesionales y, de este modo, conseguir mejores resultados, te recomendamos ponerte en contacto con SOMOS Traductores, nuestra empresa de traducción de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *