Call center

Cómo mejorar la productividad en tu empresa

Uno de los principales problemas que presentan las empresas, fundamentalmente las pequeñas y medianas, es la falta de tiempo. El boom de la externalización de servicios está explicado, precisamente, por este anhelo de mejorar la eficiencia y productividad en la empresa.

Establecer el objetivo principal de la compañía es el primer paso para dirigirse a él. Aquí es donde surge la necesidad de externalizar los servicios con el objetivo de centrarnos en la actividad principal de la empresa gestionando los recursos de la mejor manera posible.

En este post, hemos decidido exponer una de las tendencias que más aceptación está teniendo dentro del outsourcing: la externalización del servicio de secretariado.

 A pesar de que sigue habiendo muchos directivos que creen que con la secretaría virtual se pierde calidad en el servicio, lo cierto es que el efecto es totalmente contrario. Está más que demostrado que poner esta labor en manos de profesionales supone un incremento de la productividad y eficiencia de la empresa.

Al igual que externalizamos departamentos como el de recursos humanos, el de contabilidad o el de marketing, ¿por qué no hacerlo también con el servicio de secretaría?

Además de aportar un importante ahorro de costes y de tiempo en la compañía, una telesecretaría ofrece un servicio mucho más ajustado a las actuales exigencias del mercado, las cuales están marcadas por la transformación digital. Esto obliga a las empresas a adaptar su agenda y la organización de la misma.

Junto a las ventajas anteriores, también podemos destacar la ganancia de calidad. El servicio de atención al cliente se convierte en mucho más profesional, estando disponible en un mayor número de horas, así como gestionando las llamadas de un modo mucho más eficiente.

Por lo tanto, la contratación de servicios de secretaría virtual es clave para conseguir una mayor eficiencia y productividad. Servicios como los de Secrelan ayudan a que las pymes puedan utilizar más recursos en la actividad principal de la empresa, evitando la diversificación que impide incrementar la productividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *