Servicios Financieros

La tercera opción de financiación para empresas: Subvenciones

subvenciones

Uno de los puntos principales para desarrollar cualquier tipo de negocio es la financiación, por lo que conocer todas las opciones que hay puede resultar de gran interés a la hora de elegir la forma más efectiva. Todos conocemos las dos principales fuentes de financiación: la financiación propia– formada por los propios recursos de la empresa- y la financiación ajena– relativa a los créditos y cualquier otra forma de captación de recuros ajenos a los de los socios de la empresa. Sin embargo, estas dos formas no son las únicas que existen, también nos encontramos con las subvenciones. Esta tercera forma de financiación puede ser especialmente atractiva, puesto que son recursos que se pueden conseguir sin ningún tipo de coste asociado. En este sentido, resulta especialmente llamativo el hecho de que muchas empresas no cuenten con esta tercera forma de financiación a pesar de sólo presentar beneficios. Esto se debe, en muchos casos, a la falta de conocimiento de los distintos tipos de ayudas a las que se pueden acceder. Por ello, hemos concentrado las principales subvenciones que existen en nuestro país, por lo que sólo se tiene que optar por aquella que sea de mayor utilidad:

  • Financiación de la Formación Bonificada:

El crédito correspondiente a este tipo de subvención está sujeto al tamaño de la empresa que lo solicite. De este modo, una empresa de 1 a 9 trabajadores, podrá disfrutar del 100% de porcentaje de bonificación; aquellas de 10 a 19 de un 75%; de 50 a 249 trabajadores de un 60% y las demás de 250 trabajadores de un 50%.

Todas las empresas disponen de un presupuesto mínimo de 420 euros para invertir en formación. Además, podrán recibir un crédito adicional aquellas empresas de nueva creación que incorporen nuevos trabajadores, así como empresas que abran nuevos centros de trabajo.

  • Ayudas sectoriales:

Se tratan de programas muy concretos para impulsar la competitividad de ciertos sectores. Estas ayudas están sujetas, en gran medida, a los dictámenes de las diferentes comunidades autónomas.

  • Ayudas a la economía social:

Estas ayudas están sujetas a contribuir al empleo de calidad por parte de las empresas, apoyando a nuevos proyectos que ayuden a conseguir una economía más competitiva y cualificada.

El principal requerimiento de las ayudas a la economía social es que la empresa que las solicite sea una cooperativa y/o sociedad laboral.

  • Ayudas a la mujer emprendedora:

Programas gestionados por los diferentes Institutos de la Mujer destinados a mujeres emprendedoras y empresarias cuya bonificación puede alcanzar el 50% de la inversión.

  • Ayudas a la contratación:

Dentro de las ayudas a la contratación, destacan las subvenciones por la contratación de jóvenes, así como de personas con discapacidad.

Las cuantías por la contratación de jóvenes oscila entre 83,33 y 100 euros/mes. Por su parte, las empresas que contraten a personas con discapacidad física podrán beneficiarse de cuantías de entre 375 hasta 475 euros/mes, además de disfrutar de deducciones de hasta 6000 euros en el Impuesto de Sociedades. De la misma deducción podrán beneficiarse los/as empresarios/as que contraten a personas con discapacidad psíquica, además de disfrutar de bonificaciones de entre 375 y 475 euros/mes.

Las  últimas ayudas que han aparecido son a mayores de 45 años, las cuales comprenden una cuantía de 108,33 euros/mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *