Formación

Formación

formacionLas empresas de formación prestan un servicio que aparece como un complemento a la actividad principal de la empresa. Muchas son las causas por las que las empresas acceden a este tipo de servicios, pero todas ellas tienen en un objetivo común: aumentar la productividad y/o el rendimiento de los trabajadores. Se ha demostrado que los trabajadores con más aptitudes son capaces de realizar las actividades de una mejor manera, lo que contribuye a mejorar el funcionamiento dentro de la empresa.

PRIMERA. Las empresas de formación ofrecen una serie de servicios que van más allá que la mera oferta de cursos. De este modo, ofrecen servicios de asesoramiento y consultoría con el objetivo de analizar y detectar las necesidades formativas dentro de la empresa demandante. Una vez estudiados tales requerimientos, la empresa proveedora procede a realizar un plan de formación, el cual no es realizado meramente por la empresa de formación, sino que la opinión y revisión por parte de la empresa demandante también tiene cabida en el proceso. Por último, se lleva a cabo la actividad formativa en cuestión atendiendo tanto a los intereses de la empresa demandante como a lo que la empresa proveedora ha considerado relevante.


SEGUNDA. Algunas de las empresas dedicadas a proveer de cursos y otros métodos de formación presentan distintas áreas:

  • Comercial y ventas
  • Compras
  • Desarrollo personal
  • Gestión de proyectos
  • Gestión económico-financiera
  • Management
  • Marketing y comunicación
  • Recursos humanos

La lista anterior presenta una serie de áreas de formación. Sin embargo, puede que la empresa final con la que se contraten los servicios presente más o menos áreas formativas de las especificadas anteriormente, por lo que se trata de una lista orientativa para la empresa demandante. Además, éstas podrán escoger el área formativa que mejor convenga a sus necesidades.


TERCERA. Puede resultar especialmente interesante a la hora de conseguir la contratación final el hecho de que la empresa demandante especifique el lugar donde se va a llevar a cabo el curso formativo. Las empresas proveedoras de estos servicios pueden desarrollarlas en un lugar específico o, por el contrario, trasladarlas a la empresa demandante, todo dependerá de los requerimientos especificados.


CUARTA. Una de las principales preocupaciones de la empresa demandante a la hora de solicitar este tipo de servicios es el horario y duración de las actividades formativas. Como éstas están dirigidas, fundamentalmente, a trabajadores de la empresa un posible impedimento resulte compaginar el horario laboral con el del curso formativo. Sin embargo, las empresas de formación presentan horarios flexibles y, en la mayoría de los casos, la empresa demandante podrá determinar el horario y duración con el objetivo de facilitar la realización de estos servicios.


QUINTA. Otro aspecto importante a la hora de demandar servicios de formación es especificar el tamaño de la empresa, delimitando el número de trabajadores, habida cuenta de encontrar la empresa proveedora que mejor se ajuste a sus necesidades.


SEXTA. Las empresas demandantes pueden encontrar diferentes formas de financiar los cursos formativos. En primer lugar, existen fundaciones que ofrecen un servicio en el que las empresas con personal contratado disponen de un crédito anual para pagar la formación de estas personas provenientes de las cotizaciones a la Seguridad Social, según los pactos vigentes de promoción de la formación continuada. En segundo lugar, desde el Estado también se promueven ayudas para la formación en empresas, que pueden ir desde la impartición de cursos por entidades públicas, como al otorgamiento de ciertas cuantías para promover tal formación. Por último, puede que el curso formativo tenga que ser financiado con recursos propios de la empresa demandante.


SÉPTIMA. Existen dos tipos de empresas con las que se pueden contratar los servicios determinados anteriormente. El primero es el relativo a las empresas físicas, las cuales ofrecen sus servicios a través de una determinada sede u oficina. El segundo tipo es el relativo a empresas online, las cuales operan a través de internet. Ambos tipos presentan los beneficios asociados similares, puesto que ofrecen los mismos servicios (cada uno referido al tipo de actividad que oferten) pero la contratación será diferente dependiendo del tipo de negocio que se haya elegido. En este sentido el compromiso de ejecución de la actividad puede ser firmado en una oficina o mediante un envío por correo electrónico de la aceptación de los términos del contrato. Aunque diste la forma de contratación, ambas presentan la misma validez y fiabilidad. El tipo de contrato más común a la hora de convenir este tipo de servicios suele ser el contrato de prestación de servicios, pero no es el único que la empresa proveedora puede utilizar, dependerá del que sea más acorde a la empresa, así como a su actividad. Para que la empresa demandante pueda tener una visión general sobre el tipo de contrato que se dispondrá a contraer, en la página web se presentan algunos contratos tipo.


Servicities es un portal de empresas que ayuda en gran medida al diálogo entre empresas demandantes y proveedoras de estos servicios. De este modo, ambos tipos de empresas podrán verse beneficiadas por una contratación más sencilla. Además, las empresas demandantes cuentan con un beneficio adicional y es que pueden filtrar los aspectos primordiales que se han puesto de manifiesto anteriormente con el fin de conseguir una contratación final con el proveedor que más se ajusta a sus necesidades. Así, podrán contactar con una empresa que se adecue a todos los aspectos especificados sin necesidad de realizar un gran esfuerzo de búsqueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *