Servicios Financieros

¿Cuál es la mejor forma de financiar tu start-up?

servicios financieros

Cuando comenzamos a constituir nuestra empresa, son muchos los trámites y gestiones que debemos realizar. Sin embargo, el peor escalón del proceso es la búsqueda de financiación. Es innegable que, frente a negocios ya existentes, las startups tienen mayores dificultades para conseguir financiación. Son pocos los inversores que quieren contribuir en la financiación de la nueva empresa.

Por ello, es necesario saber dónde encontrar las preciadas fuentes de financiación:

1.  Préstamo. Es el método más utilizado por cualquier empresa. Conseguir dinero de terceros es la principal fuente de financiación. Sin embargo, hay que tener en cuenta las condiciones en la que terceros nos conceden tales préstamos.

2.  Capital. Que los propietarios de la startup aumenten los fondos dispuestos en la nueva empresa también es una buena opción para conseguir financiación. Esta fuente de financiación también puede ser aportada por inversores externos. Éstos pasarían a formar parte de la empresa una vez que hubiesen aportado los fondos necesarios.

Una vez que hemos dispuesto las dos formas de obtener fondos para financiar nuestra nueva línea de negocio, cabe preguntarnos cuál es la más acertada o conveniente. Para ello, comentaremos algunas de las principales situaciones a las que podremos tener que hacer frente y decidir entre una fuente u otra:

  • Una vez calculada la necesidad real de financiación, si ésta es baja es mucho más aconsejable elegir el préstamo. Esto es así, puesto que el trámite para obtenerlo es mucho más fácil y el montante final no aumentará en gran medida.
  • Si, por el contrario, la necesidad de financiación es muy alta, es más recomendable optar por aumentar el capital de la empresa a través de inversores externos. De este modo, mejorará la imagen de la startup en el mercado (considerándola más solvente) y, además, se podrá beneficiar de un mayor rendimiento de las inversiones, con el crecimiento de la empresa.
  • El caso más extremo es el relativo a una necesidad de financiación extremada. En este caso, lo más normal es que se opte por conseguir financiación de cualquier fuente, es decir, que se aumente el capital de la empresa y se obtengan créditos de terceros.

Antes de comenzar a conseguir financiación, es necesario que se estime un valor real de lo que se necesita, puesto que el endeudamiento puede ser extremadamente arriesgado si no se hace en la justa medida. También aumentar los fondos propios puede ser peligroso si no existe la opción real de recuperar las inversiones. Por ello, suele ser recomendable contratar a un profesional que nos ayude con esta difícil decisión- y estimación. Si necesitas financiación para tu startup, puedes conseguir hasta un 50% de descuento al contratar JFM Soluciones Financieras. JFM te ofrece una asistencia personalizada y cercana, adaptándose siempre a tus necesidades.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *