Administración y Contabilidad

Contabilidad para autónomos

contabilidad 2La cultura contable y fiscal es un gran desconocido para la mayoría de emprendedores que se animan a montar su primer negocio. De hecho, es considerado como uno de los principales inconvenientes a la hora de constituir una empresa. A pesar de que la mayoría de autónomos y empresas deciden confiar las labores contables y fiscales a asesores especialistas, en ningún momento deben dejarlos de lado, sino que deben ir comprendiendo cuál es el procedimiento que se sigue en la contabilidad para autónomos.

Aunque hemos destacado tanto el ámbito contable como el fiscal, en este post destacaremos la importancia de la contabilidad para autónomos, además de destacar algunos puntos principales de la llevanza de la misma.

En primer lugar, la Agencia Tributaria establece la obligación de establecer si el autónomo se va a acoger al régimen de estimación directa normal o simplificada. Cuando el autónomo se da de alta, puede elegir entre dos alternativas para la declaración del IRPF: estimación directa u objetiva. Dentro de la estimación directa, debe decidir si acogerse al régimen normal o simplificado. Lo más habitual, es que el autónomo se acoja al segundo, puesto que tiene unas obligaciones formales más sencillas al no tener que llevar una contabilidad ajustada al Código de Comercio.

Sólo los autónomos que tengan un volumen de negocios inferior a 600.000 euros en el año anterior pueden acogerse a este régimen de estimación.

En segundo lugar, en la contabilidad para autónomos todos los ingresos deben llevarse en un libro de registro de facturas emitidas. En éste se deberán reflejar todas las facturas que se vayan emitiendo a lo largo del ejercicio, incluyendo algunos datos como el número de factura, la fecha de emisión, el destinatario de la factura, la base imponible, el IVA y las posibles retenciones.

En tercer lugar, el registro de gastos es algo más complicado. Al igual que los ingresos se deben registrar en un libro, los gastos también deben controlarse. En este caso, son tres los libros que deben llevarse:

  1. Libro de registro de gastos. Éste es, quizás, el libro más confuso debido a su nombre. En él, no se registran todos los gastos que va teniendo el autónomo, sino que sólo se reflejan aquellos que se contabilizan cuando no existe factura justificativa, como en los casos de tickets.
  2. Libro de registro de bienes de inversión. En él se registran aquellos bienes que se van a consumir a lo largo de varios ejercicios, registrando periodicamente el importe proporcional.
  3. Libro de registro de facturas recibidas. Al contrario de lo que ocurre con el libro de registro de gastos, en éste sí se contabilizan aquellos gastos que tienen facturas asociadas.

Para más consultas de requisitos y obligaciones contables, en Servicities contamos con Proasa. Con una amplia experiencia en asesoría contable y fiscal, te ofrecen hasta un 25% de descuento en sus servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *