Traducción e Interpretación

Cómo mejorar la traducción de contenidos

La popularidad cada vez mayor del Inbound Marketing ha traído consigo el “boom” de la creación de contenidos por parte de las compañías. Aunque esta tarea puede parecer, a priori, bastante sencilla, lo cierto es que es un procedimiento al que debemos prestar cierta atención. Además, si nuestra empresa ha comenzado a expandirse a mercados internacionales, nuestra preocupación no sólo es generar posts de calidad, sino que la traducción de contenidos también puede resultar una labor tediosa.

En este post, hemos decidido recoger el proceso que debemos seguir todas las empresas en la generación y traducción de contenidos.

 Generación de contenidos

La redacción de contenidos en nuestra web es primordial para conseguir que aumente nuestra visibilidad y posicionamiento en Internet. Para lograr que nuestros contenidos sean de calidad debemos seguir tres sencillos pasos:

  1. Elección de la temática. Aunque este paso parece más que obvio, lo cierto es que en  muchas ocasiones no tenemos en cuenta qué tipo de usuarios nos leen. Por ello, es importante que tengamos en cuenta quiénes son nuestros lectores y adaptemos tanto la temática como la forma de redacción a nuestros usuarios.
  2. Redacción. Siguiendo con el primer punto, además de seguir algunas pautas básicas en la redacción como que ésta sea clara y sencilla, es más que recomendable que ajustemos la misma a nuestros lectores. Es decir, si los usuarios de nuestro blog son profesionales, la forma de redacción debe estar más cuidada que si escribimos para usuarios inexpertos.
  3. Revisión. Una vez que tengamos redactado nuestro post, debemos “perder” algo de tiempo en revisar que todas las frases tengan sentido, así como que no haya ninguna falta de ortografía – al menos, grave.

Traducción de contenidos

Al igual que la generación de contenidos es esencial para el posicionamiento en los buscadores, la traducción también es necesaria para poder llegar a nuestro público objetivo.

  1. Atención a nuestro público de destino. Aunque al redactar el contenido original ya hemos prestado atención al perfil de nuestros lectores, lo cierto es que al realizar la traducción también debemos tener en cuenta qué tipo de lenguaje creemos que es más apropiado para nuestros usuarios. A partir de ahí, debemos traducir de acuerdo al estilo que queremos transmitir.
  2. Mejorar el SEO.  Para mejorar la visibilidad en buscadores no basta con traducir nuestros contenidos, sino que es necesario realizarlo de la mejor manera posible. En este sentido, hay que tener en cuenta que Google penaliza las malas traducciones, por lo que es aconsejable no realizar traducciones literales.
  3. Revisión. En el último paso siempre debemos asegurarnos de que no existe ningún error grave destacable.

Tal y como hemos puesto de manifiesto en el post, para mejorar la traducción de contenidos de nuestra empresa debemos contar con un equipo de profesionales que sepan ajustar la temática a nuestro público objetivo, así como conseguir el mejor posicionamiento en buscadores. Para ello, te recomendamos contactar con SOMOS Traductores, expertos en todas las especialidades de traducción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *