Actividades Jurídicas

Actividades jurídicas

actividades juridicasBajo el título de actividades jurídicas se recogen una serie de servicios dedicados, fundamentalmente, al asesoramiento legal de las empresas demandante. De este modo, se trata de un servicio básico para cualquier empresa. Aunque este tipo de servicios se ha circunscrito tradicionalmente al surgimiento de un determinado problema de índole legal, lo cierto es que puede formar parte del desarrollo natural de la empresa demandante.
Aunque estos servicios son bien conocidos por la mayoría de empresas que lo solicitan por su recurrencia, hemos especificado una serie de consideraciones a tener en cuenta con el objetivo de que sea más fácil la contratación final.

PRIMERA. Como ya hemos puesto de manifiesto anteriormente que el principal servicio que ofrecen las empresas dedicadas a las actividades jurídicas es el asesoramiento legal, dentro de éste podemos encontrar una serie de especialidades referidas a distintos ámbitos del derecho:

  • Ámbito penal
  • Ámbito mercantil
  • Ámbito civil
  • Otros

SEGUNDA. Resulta especialmente interesante el hecho de que la empresa demandante determine desde un primer momento la eventualidad del servicio requerido. De este modo, la mayoría de empresas solicitan este tipo de servicios cuando se ha desencadenado un determinado conflicto legal, mientras que otras buscan un asesoramiento legal continuado para conseguir el correcto funcionamiento de la empresa en cuestión.


TERCERA. Otra consideración que puede ayudar a conseguir una correcta contratación final es el hecho de que se ponga de manifiesto el tipo de empresa demandante de la que se trata (tamaño de la empresa, volumen de negocio, forma jurídica, entre otras consideraciones), así como especificar si se trata de una empresa que opera en mercados internacionales e, incluso, si el conflicto que se ha podido desencadenar está referido al ámbito extranjero.


CUARTA. Existen dos tipos de empresas con las que se pueden contratar los servicios determinados anteriormente. El primero es el relativo a las empresas físicas, las cuales ofrecen sus servicios a través de una determinada sede u oficina. El segundo tipo es el relativo a empresas online, las cuales operan a través de internet. Ambos tipos presentan los beneficios asociados similares, puesto que ofrecen los mismos servicios (cada uno referido al tipo de actividad que oferten) pero la contratación será diferente dependiendo del tipo de negocio que se haya elegido. En este sentido el compromiso de ejecución de la actividad puede ser firmado en una oficina o mediante un envío por correo electrónico de la aceptación de los términos del contrato. Aunque diste la forma de contratación, ambas presentan la misma validez y fiabilidad. El tipo de contrato más común a la hora de convenir este tipo de servicios suele ser el contrato de prestación de servicios, pero no es el único que la empresa proveedora puede utilizar, dependerá del que sea más acorde a la empresa, así como a su actividad. Para que la empresa demandante pueda tener una visión general sobre el tipo de contrato que se dispondrá a contraer, en la página web se presentan algunos contratos tipo.


Servicities es un portal de empresas que ayuda en gran medida al diálogo entre empresas demandantes y proveedoras de estos servicios. De este modo, ambos tipos de empresas podrán verse beneficiadas por una contratación más sencilla. Además, las empresas demandantes cuentan con un beneficio adicional y es que pueden filtrar los aspectos primordiales que se han puesto de manifiesto anteriormente con el fin de conseguir una contratación final con el proveedor que más se ajusta a sus necesidades. Así, podrán contactar con una empresa que se adecue a todos los aspectos especificados sin necesidad de realizar un gran esfuerzo de búsqueda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos necesarios están marcados *